De la creadora de 'Elisa y Marcela' llega 'Metodologías carroñeras', cuestionando los géneros binarios desde el humorr

 


El colectivo escénico VACAburra son dos: Gena Baamonde y Andrea Quintana. Su empeño es crear montajes en formatos bastardos, a medio camino entre lo escénico y lo coreográfico, con una mirada transfeminista y siempre utilizando el lenguaje cómico. Gena ya estuvo en el Teatro del Barrio con su obra Elisa y Marcela, Premio María Casares a la Mejor Dirección y Mejor Texto Original 2018. Y ahora vuelve, con VACAburra, con la obra Metodologías carroñeras para cuerpos invertidos, que estará en cartel los próximos 3 y 4 de diciembre, y es un espectáculo con formato de conferencia performativa donde se escenifica la diversidad sexual, mezclando el humor con “conocimientos teóricos y prácticos”, expresa la compañía. Además, el 2 de diciembre ofrecerán el taller Metodologías carroñeras para cuerpos invertidos - Cia. Vacaburra - Teatro del Barrio dirigido a toda aquella y todo aquel que tengan interés en investigar sobre la tríada sexo-género-sexualidad en las artes y en especial en las artes escénicas.

 

Así, la obra investiga los mecanismos escénicos de construcción de identidades sexuales divergentes, y cuestiona la heteronorma y los géneros binarios a través de su representación escénica. Se trata de analizar la transmisión de conocimientos generados en el campo teórico y la creación de nuevos conocimientos desde la escena, desde los cuerpos. Reivindica el humor como posibilidad dentro de la academia, y valida el lenguaje de las artes escénicas como una herramienta eficaz de diálogo con la ciudadanía. 

Sobre la comicidad de la obra, Gena señalaba en una entrevista en la Revista de Bellas Artes de la Universidad de Vigo que al suyo lo llama “humor bisturí”, porque tiene “todos los aderezos posibles y aportes de la ironía y del humor negro, añadiendo capas de significado la una apariencia sencilla”. Y con él, destaca, “se puede abordar toda clase de temáticas”.

También señalaba como prioridad en sus trabajos “dar visibilidad a la diversidad sexual” y “atacar el pensamiento hegemónico”. A la artista le resulta particularmente atractivo de las artes escénicas “su carácter colaborativo, esa creación en equipo que necesita de creadoras y creadores que pueden provenir de ámbitos muy diversos como la plástica, la arquitectura, la performance...”. Se crean, desde su punto de vista, unas sinergias “en las que todos los campos importen y, en último caso, hagan que el trabajo creativo salga beneficiado y que siempre van a aportar nuevas capas a la idea inicial”. 

En tercer lugar, Gena recalca su interés por el cuerpo: “creo que es uno de los aspectos en el que más atención hay que poner, en cómo el cuerpo se relaciona con el movimiento, con la palabra, con el sonido. Y acaba por conformar el ritmo de los espectáculos”.    

VACAburra es “un intentar intentando, un baile continuo, un camino de tenacidad en avance imparable. Saltar el vallado del prado, abrir brechas en los muros, fuerza bruta en estado salvaje”. Desde su creación en 2019 han realizado varios proyectos en diversos formatos. Entre ellos, Lo raro es que bailar sea raroExtravíos, acompañada por una ukestra de ukeleles; y Festina Lente, en coproducción con el Centro Coreográfico Galego.