UMBERTO ECO, INÉDITO: LUMEN CELEBRA EL DÍA DEL LIBRO CON LA PUBLICACIÓN DE LA MEMORIA VEGETAL

 


¿Qué placer solitario persigue el bibliófilo en su trabajo de Sísifo, al acumular volúmenes y más volúmenes en su biblioteca? ¿Cuál es la diferencia entre un bibliófilo y un bibliómano, o incluso peor, un bibliocleptómano? ¿Qué peligrosa aberración contra natura presupone la destrucción de libros? ¿Merece la locura un lugar destacado en la historia de las rarezas librescas? ¿Y en la historia de la recepción crítica de las grandes obras? ¿Cómo se construye una biblioteca imaginaria? ¿La bibliofilia está condenada a su fin? ¿Cuál es el futuro del libro y de la letra impresa?

Estas son solo algunas de las preguntas que plantea y explora Umberto Eco en La memoria vegetal, este nuevo libro —inédito en castellano— que Lumen publicó el pasado jueves 15 de abril, pocos días antes de la celebración, el viernes 23, del Día del Libro y Sant Jordi 2021.  Por los caminos de sus páginas Eco va dejando caer generosas migajas, como si de Hansel y Gretel se tratara, perdido en la borgeana biblioteca de Babel. Migajas que son un puñado de fructíferas y reveladoras ideas.
 
«Tirar un libro después de haberlo leído es como no desear volver a ver a una persona con la que acabamos de mantener una relación sexual. Si eso sucede, se trataba de una exigencia física, no de amor.» Umberto Eco, La memoria vegetal
 
La memoria vegetal reúne casi una veintena de textos varios —entre conferencias, opúsculos, ensayos, artículos especializados destinados a publicaciones académicas u otras emblemáticas del campo de la bibliofilia, como L'Esopo Almanacco del Bibliofilo, o incluso pequeñas ficciones—, escritos entre finales de los años 80 y primeros años del nuevo siglo, hasta ahora inéditos en castellano.
 
El hilo conductor de todos ellos es sin duda el amor por el libro. La pasión por la perfecta e imperecedera tecnología de Gutenberg que el autor de El nombre de la rosa supo cultivar y contagiar a lo largo de toda su vida desde múltiples campos: la filosofía y la historia de las ideas, la semiótica y la lingüística, la historia de las artes y la cultura y, por supuesto, la crítica y la teoría literaria.