Metamorphosis Dance presenta en Madrid su nueva creación, 'Prisma', un espectáculo de danza contemporánea de vanguardia en memoria de las víctimas del terrorismo



Hablar de Metamorphosis Dance es hablar de precisión, de equilibrio, de elegancia; de enigma y de vanguardia; de movimientos rotundos y depurados; de una búsqueda constante e incansable. Su nueva creación, Prisma, se presenta como una experiencia sensorial seductora, que invita a la reflexión, que indaga y que interroga, que busca la luz cuando el límite se traspasa. El espectáculo llega esta semana a Madrid tras su estreno absoluto en el Teatro Principal de Vitoria el pasado 29 de septiembre y su preestreno en el Museo Universidad de Navarra, en Pamplona, el día 27 de septiembre.

 

Prisma está dedicado a la memoria de las víctimas del terrorismo, como homenaje a los damnificados por este tipo de violencia, y busca difundir en la sociedad el recuerdo y el reconocimiento de aquellos que lo padecieron de cerca. Es un espectáculo creado para el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo de Vitoria-Gasteiz. En Madrid podrá verse el sábado 22 de octubre, a las 20.00h, en el Teatro Buero Vallejo de Alcorcón

 

Conceptos como la identidad, el compromiso, la fortaleza y la transformación sobrevuelan sobre este nuevo espectáculo de Metamorphosis Dance. ¿Cómo abrir una ventana a la recuperación? ¿De qué modo una experiencia dramática cambia nuestro devenir? La compañía de danza contemporánea de vanguardia liderada por Iratxe Ansa -Premio Nacional de Danza 2020- e Igor Bacovich continúa la senda de su incansable investigación coreográfica con la creación de este nueva pieza. 

 

Un movimiento preciso y abrumador, una escenografía dinámica y atractiva y una apuesta por llevar al límite las posibilidades expresivas de la luz y de la música se convierten una vez más en protagonistas del espectáculo creado por el tándem artístico que conforman los multipremiados coreógrafos, directores y bailarines Iratxe Ansa e Igor Bacovich. A partir de una rigurosa investigación, esta nueva creación de Metamorphosis Dance propone una aproximación artística a las víctimas del terrorismo de un modo universal. 

 

Prisma es una pieza luminosa, sugerente y empática que habla del conflicto y de la superación, de la fortaleza y de la lucha, a través de un relato universal que desea mirar hacia el futuro. Como un prisma que trasforma la luz que lo atraviesa, con esta nueva creación, la formación de vanguardia explora en escena, a partir de elementos naturales evocadores y con una coreográfica elegante, física y enérgica, de qué modo una experiencia puede transformarnos como personas. Desde la sutileza, Prisma se pregunta cómo, pese a lo terrible de las traumáticas vivencias, el ser humano se hace más fuerte, más empoderado y más luchador, para seguir adelante y construir una sociedad mejor. 

 

Las fases del proceso interior que una víctima del terrorismo vive en su camino a la sanación hilan la dramaturgia de Prisma. El espectáculo presenta una serie de tramos que marcan la coreografía, la música, la iluminación y el espacio escénico, en una experiencia sensorial que envuelve al espectador. Metamorphosis Dance saca a escena un proceso que transcurre de la negación y la ensoñación a la soledad y el vacío de la despedida; que se adentrar en la locura y en la tristeza para llegar, después, a la negociación interior; y que, finalmente, logra abrirse a la aceptación o superación. Un sugerente juego de espejos, sombras y siluetas interactúan en escena con un cuerpo de seis bailarines para mostrar los estados vitales de la víctima que se queda y experimenta el conflicto de su “yo” interior. Justicia y perdón; caos y ensoñación; tristeza y amor; locura y sanación.

 

En palabras de Iratxe Ansa, “nos pareció importante transmitir el mensaje de ‘sigue caminando’. No tiene que ver con el perdón, ni con olvidar, sino con transformarse, de alguna manera, y continuar”. Y continúa, “realizamos una investigación previa muy grande para encontrar el lugar desde en que debíamos enfocarnos. Finalmente optamos por la recuperación, pero sin olvidar el dolor que la precede. Lo consultamos con los especialistas y nos dijeron que tenían mucho sentido”. Para Metamorphosis Dance, “esta es, sin duda, una de nuestras creaciones más significativas, por su trasfondo y su significado. Esperamos que sea una experiencia sensorial bella y reparadora para el público. Un camino a la esperanza que queremos compartir con todos vosotros”.

 

Como apunta el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo de Vitoria-Gasteiz, “las creaciones artísticas o los recursos culturales son una práctica habitual en la defensa de la memoria de las víctimas del terrorismo”. Hay precedentes en Colombia y Perú, países que han sufrido con extrema dureza los zarpazos del terrorismo. En España hay un precedente en el acto de Estado del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo, celebrado en los jardines del Palacio Real de Madrid el 11 de marzo de 2021 y presidido por S.M. el Rey Don Felipe VI. En dicho acto institucional, el coreógrafo y director del Ballet Nacional de España, Rubén Olmo, bailó su coreografía Danza del Ave Fénix, acompañado por un gran mantón de Manila blanco. Con Prisma, Metamorphosis Dance continúa la puesta en valor artística en memoria de las víctimas.

 

METAMORPHOSIS DANCE, UNA FACTORÍA DE CREACIÓN INTERNACIONAL

 

La coreógrafa, directora y bailarina Iratxe Ansa ha bailado durante más de veinte años en algunas de las mejores compañías de danza contemporánea del mundo, como el Basel Ballet, el Ballet Gulbenlkian, la Compañía Nacional de Danza, a las órdenes de Nacho Duato, el Ballet de la Ópera de Lyon y el Nederlands Dance Theatre, bajo la dirección de Anders Hellstrom. A lo largo de su carrera, ha trabajado con coreógrafos de renombre de la talla de Nacho Duato, William Forsythe, Jiri Kylian, Mats Ek, Jacopo Godani, Johan Inger, Medhi Walerski, Crystal Pite, Ohad Naharin, Wayne McGregor o Alexander Ekman, por nombrar algunos. En 2020 fue reconocida con el Premio Nacional de Danza en la modalidad de interpretación y, en 2021, con el Premio Max a la mejor intérprete femenina de danza por su espectáculo Al desnudo. 

 

Por su parte, el bailarín, coreógrafo y profesor italiano Igor Bacovich estudió en la Accademia Nazionale di Danza italiana y se graduó en CODARTS (Países Bajos). En los Países Bajos trabajó junto a coreógrafos como Bruno Listopad, Krisztina de Chatel o Nanine Linning, entre otros. En 2014 comienza a colaborar con Iratxe Ansa en diferentes proyectos, coreografiando, actuando, enseñando, organizando eventos y produciendo espectáculos. Bacovich ha sido reconocido en 2021 con el prestigioso Premio Nazionale Sfera D’Oro per la Danza en Italia. 

 

Ambos se dieron cuenta de que sus diferentes orígenes y enfoques complementaban sus necesidades y visiones artísticas. Desde hace más de cinco años, el tándem trabaja por todo el mundo en campos como la coreografía, el baile, la enseñanza, la producción y la generación de obras de arte en colaboración con artistas asociados. La experiencia de sus giras les ha hecho refinar su enfoque para generar un lenguaje universal que pueda llegar a una gran variedad de culturas y audiencias. Ansa y Bacovich han desarrollado su propio método de enseñanza, llamado “metamorphosis method”, y son fundadores y directores de la compañía Metamorphosis Dance, conocida por su apuesta tremendamente física, audaz y virtuosa.

 

Hasta la fecha, el tándem ha trabajado en más de 30 países y ha coreografiado más de 20 piezas de danza, con las que ha visitado prestigiosos festivales y templos de la danza a nivel internacional, como la Biennale di Venezia, Madrid en Danza, Teatros del Canal, la Quincena Musical de San Sebastián, el Museo del Prado, la Fundición de Bilbao o el Festival de Peralada. Entre sus piezas más recientes destacan títulos como Al desnudoElkarrizketa Ilunak (Conversaciones a oscuras) o CreAcción, espectáculo estrenado en otoño de 2021 en el Museo Universidad de Navarra, ganador de dos Premios Max de las Artes Escénicas en 2022 (mejor diseño de iluminación para Nicolas Fischtel y mejor coreografía para Iratxe Ansa e Igor Bacovich), que este mismo mes de octubre se presenta en los Teatros del Canal de Madrid.